martes, junio 2, 2020

Reseña histórica

Sumérgete en este paseo por el tiempo que repasa la historia de la Hermandad del Prendimiento de Córdoba desde sus inicios hasta nuestros días

Nuestra hermandad fue fundada el 7 de octubre de 1952, haciendo su primera salida procesional en la Semana Santa del año 1954 con cuatrocientos nazarenos, en su mayor parte alumnos salesianos. La idea surge de un grupo de componentes de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Salesiano de Córdoba, a los que se unieron varios cofrades procedentes de otras hermandades, entre ellas de la Paz y Esperanza y la Misericordia con la intención de mostrar cada año el espíritu salesiano ante la ciudad, por medio del mensaje plástico y pasionista de una cofradías en la calle. El director del colegio, el padre José Ruiz Olmos, les prestó todo su apoyo y el impulso inicial que la idea necesitaba.

En un principio el grupo fundacional pensó en adoptar como titular el misterio de la Sagrada Cena, para lo que solicitó presupuesto al prestigioso imaginero sevillano Castillo Lastrucci. La elevada cuantía del importe, unida al conocimiento de que en la iglesia de San Miguel estaba intentando constituirse también una hermandad en torno a la Sagrada Cena (tentativa que no prosperó finalmente) hicieron que se descartara la intención inicial, buscándose un misterio de proporciones menores y que aún faltara en nuestra Semana Santa. Así se decidió que fuera el misterio del Prendimiento, encomendándose la talla del Señor a Antonio Castillo Ariza. El paso acabaría por ser el de mayores proporciones de nuestra Semana Santa, construyéndolo Rafael Valverde Toscano con maderas donadas por Baldomero Moreno.

Antigua imagen del Señor del Prendimiento, obra de Castillo Ariza

Las figuras del misterio fueron también realizadas por Castillo Ariza, aunque posteriormente se añadió un sayón realizado por Martínez Cerrillo. El hecho de que algunos miembros de la hermandad quedasen impresionados ante la contemplación del misterio sevillano de la Exaltación hizo que se incluyese en el paso de misterio la figura de un soldado romano sobre su cabalgadura, motivo por el que se le calificó como “el paso del caballo”. Posteriormente, esta imagen desapareció de la escena.  También se conserva una túnica de cola de terciopelo rojo de Lyon con bordados de los trajes de torero de D. José Mª Martorell y D. Manuel Calero Cantero “Calerito”, del año 1955.

Ntra. Señora de la Piedad, en una de sus primeras salidas

Bajo el mandato de don Juan Calero Cantarero se impulsa la incorporación a la estación de penitencia de la imagen de Nuestra Señora de la Piedad, obra de Juan Martínez Cerrillo entre los años 1957 y 1958. La imagen hace su primera estación de penitencia el Martes Santo de 1959 sobre un paso de palio que se compró a la Hermandad de las Angustias. Este paso se utilizó entre los años 1938 y 1957. Los bordados del palio, realizados por las Hermanas Adoratrices, se aprovecharon posteriormente para confeccionar un manto para la Virgen de la Piedad. Otra parte de estos bordados se enriquecieron y pasaron, ya en época reciente, a una saya en color rosa palo por el bordador cordobés y hermano de la Cofradía Francisco Mira Montoro. En el año 1959 se incorporó también la cruz de guía tallada por Rafael Valverde con aplicaciones de mármol.

Cuando en 1963 se refunda la hermandad de la Borriquita, esta se convierte en filial del Prendimiento dando lugar a fijar la edad mínima para salir en la hermandad matriz en los catorce años mientras que los más pequeños debían conformarse con salir en la Borriquita. Por otro lado, en el año 1981 se suprime el sistema de tracción a ruedas que hasta entonces había llevado el paso de misterio pasando a ser llevado por costaleros. En el año 1982 se reformará el paso de la Virgen suprimiéndose las velas “rizás” y reduciéndose sus dimensiones pasando a ser llevado por 30 costaleros en lugar de 36.

El 25 de octubre de 1987, la imagen de la Virgen de la Piedad salió en procesión letífica, sin palio, como conmemoración del año mariano decretado por Juan Pablo II. El 6 de febrero de 1988 se crea el taller de cerería de la cofradía estando a cargo de los hermanos Carmen Pineda y Manuel Cabanes.

Nuestro Padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento

La década de los noventa comienza con la decisión dolorosa de sustituir la Imagen de su Titular fundacional, cuyo pésimo estado desaconsejaba incluso la posibilidad de una restauración. Así el imaginero sevillano Antonio Joaquín Dubé de Luque talla una nueva imagen de Jesús del Prendimiento que es bendecida el día 28 de febrero de 1990 y en cuyo interior se conservan las cenizas del cuerpo de la primitiva imagen de Castillo Ariza (El busto y las manos se conservan en la casa de Hermandad). Por su parte, la imagen de Nuestra Señora de la Piedad es restaurada por Miguel Ángel González Jurado, aunque ya había sido restaurada también en el año 1982 por Andrés Valverde Luján quien le talló nuevo cuerpo con su propia túnica de talla. En el año 2006 vuelve a ser restaurada por José Luis Ojeda Navío.

En el año 1997 se sustituye el paso de misterio y se modifica la composición del mismo con el estreno de un nuevo apostolado, obra de Antonio Bernal, en el año 1998, un nuevo romano en el año 2000, un soldado del templo en actitud de tirar de la soga que amarra las manos del Señor en el 2001, un nuevo romano en el año 2004 y la figura de Judas Iscariote en el 2005, todas ellas realizadas por el imaginero cordobés Antonio Bernal. En el año 2008 se concluye la escena con la incorporación de un nuevo sayón judío. En su mano derecha porta una antorcha mientras que con la izquierda empuja al Señor.

El 24 de mayo de 2001 se redactan nuevas Reglas en las que, entre otras cosas, añaden a la imagen del Señor la advocación de Divino Salvador, se incluye en el título el carácter salesiano de la Hermandad y se añade como cotitular a San Juan Bosco, fundador de la congregación salesiana. El título queda configurado como “Hermandad Salesiana y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento, Nuestra Señora de la Piedad y San Juan Bosco”.

Con motivo de la celebración del Cincuentenario fundacional, la hermandad realiza una serie de actos conmemorativos a lo largo del año 2002 que culminarán con una salida extraordinaria realizada el 6 de octubre de ese año. En el año 2009, en conmemoración del L Aniversario de la bendición de Nuestra Señora de la Piedad, la imagen permaneció en el interior del templo montada sobre su paso de palio para sus cultos. Además, la hermandad celebró solemne Rosario Vespertino con carácter extraordinario. Para esa ocasión la imagen de la Virgen procesionó sobre el paso de María Auxiliadora.

En el año 2013 se reforman las Reglas de 2001 para adaptarlas a la Normativa Complementaria de Hermandades y Cofradías de la Diócesis de Córdoba. En dicha revisión se añaden al título el carácter sacramental y el título de Muy Mariana como modo de reafirmar y afianzar el carácter y espíritu salesiano de la Corporación. Desde entonces el título queda configurado como “Muy Mariana y Sacramental Hermandad Salesiana y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento, Nuestra Señora de la Piedad y San Juan Bosco”.

Nuestra Señora de la Piedad

Durante el año 2014 se llevan a cabo varias reformas que supondrán una revolución en la forma de entender la cofradía en la calle. En primer lugar se acuerda seguir una línea artística para todo el cortejo basada en el Rococó afrancesado. De esta decisión se deriva la aprobación un nuevo proyecto de paso de misterio para dar además solución a la problemática creada por la incapacidad para terminar el paso que se inició en 1997, así como la aprobación del bordado del palio de Nuestra Señora de la Piedad. El proyecto del paso de misterio es obra de Miguel Ortiz y Manuel Jurado y el de paso de palio de Julio Ferreira. Ambas proyectos se encuentran actualmente en proceso de ejecución.

Asimismo, se acuerda el cambio en los hábitos de los nazarenos. Se trata de una túnica asemejándose a sotana de sarga blanca con botonadura. La capa es cerrada y de sarga azul, con el escudo de la Hermandad en el lado izquierdo de ésta. Al cubrerrostro, también de sarga azul, se le incorpora un escudo ovalado conteniendo un Ave María coronado, cargado de una Custodia y un Ostensorio, entrelazado por las cuentas de un Rosario. Por último, el tramo infantil irá con una túnica de sarga azul, con roquete blanco y esclavina de sarga azul cerrada con el escudo de la Hermandad en la parte izquierda delantera.

En el año 2015 un grupo hermanos y costaleros donan una túnica bordada en oro por Francisco Pérez Artés, según diseño de Julio Ferreira. Posteriormente, en el año 2016, el grupo joven de la corporación realiza la donación de un puñal para Nuestra Señora de la Piedad. El diseño es obra del hermano de la corporación José Carlos Climent, mientras que la ejecución es obra del orfebre cordobés Emilio León. En septiembre de 2016 tendría lugar el estreno de una pieza cargada de mucha historia con la ejecución de un manto de vista elaborado a partir de piezas bordadas del antiguo manto de la corporación. La ejecución corrió a cargo del hermano de la corporación y bordador Francisco Mira. Obra de Emilio León es también la peana que en 2017 estrenase la imagen de la Virgen. En ese mismo año el grupo joven donaría un broche chapado en oro ejecutado por Manuel Valera y diseñado por Julio Ferreira.

Entre los muchos enseres que posee la hermandad, cabe destacar un traje de torero en verde manzana y oro que perteneció a Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”, que llevó de reserva la trágica tarde del 28 de agosto de 1947 en Linares, su madre Doña Angustias Sánchez lo donó a la hermandad, con el fin de traspasar los bordados al palio, o en su defecto a la saya de la Virgen, pero la hermandad decidió conservarlo entero, hoy en día está expuesto en una vitrina en la sala de juntas. Dicha donación fue debida a que Manolete fue antiguo alumno salesiano.

Esta sección sufrirá modificaciones drásticas, una vez que se complete la historia oficial por parte de nuestro cronista