domingo, julio 22, 2018

Nuestro Padre Jesús Divino Salvador en su Prendimiento

La imagen de Nuestro padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento, es una obra del artista sevillano Antonio Dubé de Luque, bendecido el 28 de febrero de 1990, año en el que realizó su primera salida procesional.

Guarda en su interior restos de la primitiva talla, obra de Antonio Castillo Ariza de 1952, realizada en pino de Flandes que contaba con una estatura de 181 cm, de la cual se conserva la cabeza y las manos, y que procesionó hasta 1989 de manera ininterrumpida desde el martes santo 13 de abril del año 1953.

La imagen Titular resulta muy expresiva, ya que en el momento del prendimiento, baja la mirada con un gesto de entrega y humildad.

Entre su rico ajuar, posee una túnica de cola terciopelo de Lyon color rojo del año 1955, enriquecida con bordados de trajes de luces, donados por José María Martorell Navas y Manuel Calero “Calerito”, otra en color morado bordada en oro fino por Antonio Muñoz del año 1992 y la estrenada en el año 2015 con motivo del XXV aniversario de su bendición, también en color rojo bordada por Francisco Pérez Artés y es la que suele lucir en la estación de penitencia cada Martes Santo.

Presenta potencias de plata sobredorada obra de Luis Jiménez González del año 1990 y enriquecidas con oro y rubíes dos años después, volviendo a ser sobredoradas por Mogaly en 1998. Entre su ajuar cuanta con otros dos juegos de potencias, uno en metal sobredorado del año 1952 obra de Angulo y otro del año 1983 obra de Antonio Pérez del Barrio en alpaca plateada.

El paso de misterio representa el momento en que Jesús es prendido en el huerto de los olivos, para ser conducido posteriormente ante los miembros del Sanedrín (Mt 26. 47-56; Mc 14. 43-50; Lc 22. 47-53; Jn 18. 1-9). Todas las figuras del misterio son obra del cordobés Antonio Bernal Redondo, realizadas entre 1998 y 2008. En primer término aparece un esclavo judío que tira de la soga que amarra las manos del Señor, siguiendo las órdenes de un soldado romano que aparece junto a ellos. Detrás, un sayón del sanedrín empuja a Jesús mientras sujeta con la otra mano una antorcha, en compañía de otro soldado romano. Tres apóstoles presencian la escena: Pedro, que intenta atacar al soldado con una espada, Santiago, que intenta frenar a éste y Juan, que observa incrédulo como se llevan al Maestro. Judas Iscariote, el traidor, aparece en la parte trasera encorvado y tapándose el rostro en un gesto de arrepentimiento.

Nuestro Padre Jesús Divino Salvador en su Prendimiento