Nueva saya bordada y fajín militar para Nuestra Señora de la Piedad

447

Con motivo de la Función Solemne y el Acto de Veneración que se celebra este 8 de septiembre, festividad de Nuestra Señora de la Fuensanta y día en el que la Iglesia conmemora la Natividad de la Santísima Virgen, Nuestra Señora de la Piedad presenta varios estrenos de gran calado. Se trata de una nueva saya bordada y un fajín militar.

La saya está realizada a partir de un antiguo vestido de novia del s. XIX, cronología que podemos establecer fruto de las características estilísticas que presenta, siendo objeto de sutiles intervenciones por parte del taller del bordador ecijano D. Jesús Rosado Borja. Se trata de una pieza rica en bordados caracterizados por la ornamentación vegetal y la flor de lis que aparece en la cinturilla, distintivo que adquiere una connotación esencial en numerosas casas nobiliarias. Por este motivo podemos determinar la pertenencia de dicha pieza a alguna dama cortesana de esta centuria.

A este respecto, la presencia del bordado en dicho vestido aparece justificado por el preciso fin de demostrar la opulencia de la familia de la novia, mostrando el característico color blanco tan arraigado en el seno de la moda aristócrata femenina a partir de la primera mitad del siglo XIX y que hunde sus raíces en la corte inglesa, símbolo del refinamiento social de la época.

Para posibilitar su uso se ha procedido a la limpieza de algunos bordados, se ha convertido la cenefa que delimitaba el borde del cuello superior del vestido y se ha enriquecido la parte inferior de la misma a través de un galón y un encaje de concha, adaptándose de esta manera a las medidas del candelero de la imagen.

Por otro lado, la Virgen de la Piedad estrena también un fajín militar realizado en hilo de seda rojo con borlones y entorchados realizados en canutillo con aplicaciones de plata en los escudos. Esta pieza, que forma parte del ajuar de numerosas dolorosas, servirá para realzar aún más la majestuosidad de Nuestra Amantísima Titular. Hay que destacar ambas piezas son fruto de la donación anónima de dos hermanos de nuestra corporación y que ambas fueron bendecidas, de manera íntima, a la conclusión del tercer día de triduo.