Agradecimiento del Hermano Mayor tras el Martes Santo 2020

66

Queridos hermanos:

En pasado martes vivíamos un atípico y distinto Martes Santo que será muy difícil de olvidar. La pandemia que estamos viviendo en estas últimas semanas y que nos tiene confinados en nuestros hogares, ha hecho que tengamos que hacer una Estación de Penitencia diferente no pudiendo acompañar como cada año a nuestros Sagrados Titulares.

El Martes Santo no pudimos compartir la estampa tan personal, tan alegre y viva que nuestra Hermandad nos deja cada estación de penitencia. No pudimos disfrutar de esos instantes previos a nuestra salida procesional, envueltos por el entusiasmo y la ilusión de todos aquellos hermanos que, de una forma u otra, ibais a formar parte del cortejo procesional en este año y disponernos a hacer Estación de Penitencia ante el Santísimo en la S.I.C.

Pero a pesar de ello, hoy es momento para dar gracias a Dios. Primero, por todos vosotros, hermanos del Prendimiento, que habéis hecho posible desde vuestros hogares que un Martes Santo, tan esperado y diferente a la vez, haya cobrado sentido. Hemos sabido unirnos espiritualmente para vivir una nueva y diferente manera de hacer Estación de Penitencia en beneficio de los demás.

En segundo lugar, gracias a Dios por las personas que dirigen nuestra Hermandad del Prendimiento. Por nuestro Consiliario, que nos sigue acompañando espiritualmente en estos días. Por su disponibilidad para ayudarnos a vivir los días previos al Martes Santo, y  especialmente, por la celebración de la Eucaristía en la mañana de ayer desde la Capilla de nuestros Titulares, que sin duda alguna sirvió también para que nuestro Señor del Prendimiento y la Virgen de la Piedad estuvieran presentes en el corazón de todos nosotros.

Gratitud también a Dios por mi Junta de Gobierno, porque no ha cesado en el empeño de continuar trabajando en estos días. Gracias, especialmente, al equipo de comunicación que ha venido perdiendo horas de sueño, de descanso, de estar con la familia… para realizar todo tipo de material digital y hacerlo llegar a vuestras casas. Hemos querido utilizar todo lo que ha estado a nuestro alcance para poder vivir de manera especial un nuevo Martes Santo y llenar de ilusión y esperanza vuestros hogares.

Numerosas han sido las muestras de cariño y el agradecimiento recibido por el esfuerzo que estamos realizando en estos días. Es gratificante para nosotros el apoyo que nos demostráis. No quepa duda de que la Junta de Gobierno seguiremos trabajando para que las circunstancias que estamos viviendo no nos impidan seguir acercándoos a vuestra Hermanad de la mejor manera posible.

Ponemos la mirada ya en un nuevo Martes Santo. Mientras esperamos un año más al día tan ansiado por los cofrades del Prendimiento, sigamos teniendo presentes a todas las personas que en estos días están sufriendo y por todas sus familias; y a todas aquellas otras que gozan en el cielo de la presencia del Padre. La Hermandad también quiere estar cerca de nuestros hermanos que lo están pasando mal en estos días. No dudéis en contactar con nosotros.

La Semana Santa no termina. Acompañemos ahora al Divino Salvador que el Martes Santo veíamos prendido en Salesianos en el camino hacia la cruz y cojámonos de la mano de la Virgen de la Piedad para que, junto a Ella, vivamos una nueva Pascua de Resurrección con la esperanza de que todo vuelva pronto a la normalidad. Recibid un abrazo en el Señor.

Juan Manuel Baena Durán,

Hermano Mayor